Silene Tomentosa

Silene tomentosa

Silene Tomentosa
Guadalupe
Guadalupe

Bióloga especializada en botánica

La Silene tomentosa es una planta poco conocida. No es flora fácil de identificar, de hecho, trás algunas identificaciones dudosas en el Peñón de Gibraltar, al final se pudo corroborar su presencia en la década de 1980 en ese mismo lugar. Es a partir de aquí cuando se decidió empezar un programa para la recuperación de esta especie. Podemos considerarla una flor de la Andalucía Occidental, concretamente de Cádiz.

Para empezar un programa como este, primero se tienen que cultivar en algún sitio controlado, en este caso se hizo en el Jardín Botánico de Gibraltar.  Hoy en día sigue teniendo factores de amenaza como el bajo número de individuos, la escasa plasticidad ecológica y el sobrepastoreo.

La etimología de Silene

La etimología de género de Silene viene del latín sileni, Sileno. Sileno era el padre adoptivo de Dioniosio, y normalmente se le representaba con el vientre hinchado. El motivo de la comparación es que a las plantas de género se les hincha el cáliz en el proceso de fructificación.

Descripción de la flor Silene Tomentosa

  • De la familia de las Caryophyllaceae esta planta es de estilo perenne (planta que vive más de 2 años o que sus hojas vivas no caen a lo largo del año)
    También se considera una planta herbácea (que tiene tejidos tierno) aunque su base es leñosa.
    Sus tallos suelen medir entre 30 y 50 centímetros cubiertos de pelitos. Sus flores son en panícula densa tirsoidea.
  • La Silene Tomentosa comienza a florecer a finales de abril y se prolonga hasta junio. Su fructificación se extiende desde finales del mes de mayo hasta el mes de julio. Y sus semillas se dispersan durante junio y julio.
    Todas sus flores son hermafroditas, protandras alógamas y están polinizadas por insectos.
  • Son flores grandes, con un cáliz largo y tubuloso y corola de cinco pétalos asimétricos. Su color es un rosa pálido y sus flores tienen una intensa fragancia propia de lepidópteros nocturnos.
  • Sus semillas se dispersan por medio del viento y la lluvia cuando se abre su cápsula. Cuando esto pasa, el viento hace caer sus semillas maduras que se dejan caer rodando por la ladera de los acantilados de la zona.

Protección y medidas de conservación

El riesgo que ésta tiene es el reducido número de individuos que tiene, por este motivo es muy vulnerable a algunos factores. Por eso, la población de esta planta está protegida por la legislación del Gobierno de Gibraltar. Hay que tener en cuenta que la zona donde se encuentran es en zonas militares con un acceso restringido, y por eso es más fácil conservarlas. Pero igualmente es necesario el cultivo y el mantenimiento del germoplasma en el Jardín Botánico.

Silene tomentosa

Silene tomentosa