Amapola

Amapola

Amapola

¿Quién no ha visto un campo repleto de amapolas salvajes? Y es que el color de las amapolas, ese rojo intenso que tiene cada uno de sus pétalos, hace que se vean hasta donde la vista alcanza. Son conocidas mundialmente por su color y extensión en gran parte del mundo, es una flor común y popular.

Las amapolas aunque sean flores salvajes, poseen una delicadeza especial, ya que no pueden ser utilizadas como decoración u ornamento por la fragilidad que las caracteriza, ya que cuando se arranca la flor, el tallo se pudre y se deshace. 

Los egipcios sentían a las amapolas o papaver rhoeas como un símbolo de la juventud de la mujer y su belleza, tanta era su fe hacia las amapolas que regalaban ramos de amapolas a las tumbas de los faraones para que sus antecesores conservaran la juventud.

Son flores que pueden superar los 50 centímetros de altura, y sus tallos son verticales, poco ramificados y con un vello fino que simula el terciopelo; la flor es acampanada, y casi redonda, de color carmesí intenso, y sus semillas, muy pequeñas y de color pardo.

Actualmente no se conoce el origen de las amapolas pero se extienden por Europa, Asia y el norte Africano, donde se utilizan para la cosmetología.

En Egipto tenían campos sembrados de amapolas para producir jarabes a partir de la flor, la cual produce un efecto sedante al enfermo por sus propiedades en la savia, el fruto y sus pétalos, que contienen rhoeadina, el alcaloide productor de esos efectos.

mito vera y adonis amapolas

También en la antigua Grecia y en Roma existían mitos sobre las amapolas. Entre ellos se conoce el mito de la Diosa Vera, que lloró durante 7 días cuando descubrió el fallecimiento de su amado Adonis, la leyenda cuenta que cada lágrima que caía al suelo era una amapola, por ello las amapolas tienen unos pétalos tan frágiles, al igual que las lágrimas de una mujer. 

Es considerada como una mala hierba por su nacimiento sin control en arcenes de carretera y campos donde crecen hasta adueñarse de ellos, por ello se les asocia a la agricultura desde la antigüedad, porque son flores que se adaptan a la mayoría de cultivos de cereales y va colonizando territorios por la influencia de los humanos.



¿Qué características tiene la amapola?

Las amapolas son muy apreciadas en regiones como la del Amazonas, donde se cultivan con usos medicinales, además son hierbas anuales, es decir, que durante el transcurso de un año germinan, crecen, florecen y fructifican. Por ello entendemos que esta planta tiene características muy especiales que la hacen además de conocida, interesante.

 

Floración: una de sus características más especiales y conocidas es su floración, que gracias a su color rojo escarlata, anaranjado o blanco, embellece campos y cualquier jardín en el que se plante, ya que es una planta decorativa preciosa.

Componentes activos: las amapolas contienen glucósidos (antocianina) y alcaloides (rheadina) que tienen propiedades sedantes, estos compuestos tienen propiedades que crean un efecto en el organismo humano.

Usos medicinales: las propiedades de la amapola son conocidas y utilizadas en muchas partes del mundo como planta medicinal o para crear medicamentos a partir de sus componentes, en este caso sobre el sistema nervioso. Son utilizados para enfermedades como el insomnio, depresión o ansiedad.

También podremos encontrar una variante de las amapolas, la Papaver somniferum, con la que se obtiene opio, morfina y heroína, drogas caras y peligrosas.

Usos culinarios: sus semillas actualmente son muy conocidas y demandadas para elaborar panes artesanales, siropes y bebidas no alcohólicas, además sus hojas frescas, siempre recogidas antes de la floración, se utilizan para consumir en ensalada, una vez hervidas con agua y sal.

Pero hay algunas partes de la planta que no deberemos consumir a no ser que queramos acabar con dolor de estómago o somnolencia. La savia, los pétalos y las cápsulas de las semillas tienen en su composición la rhoeadina, que como comentamos anteriormente, tiene efectos ligeramente sedantes.

amapolas

Tipos de amapolas

Existen muchos tipos de amapolas en el mundo, hay hasta 100 especies reconocidas, y a todas ellas se les reconoce y destaca por su tamaño y color.

Los tipos de amapolas más conocidas son las amapolas rojas, amapolas amarillas y amapolas blancas, pero además de éstas también las hay rosas y azules.

Cada tipo tiene unas características y componentes diferentes, por ello es importante diferenciar los tipos de amapolas que existen, ya que cada una tiene diferentes usos y distintos significados.

Estas son algunas de sus variedades de amapolas:

Papaver somniferum: Florece en verano y forma flores blancas, rosadas, rojas o púrpura, normalmente dobles y es la que se utiliza para extraer opio y sus derivados, y es originario de Oriente Medio, países balcánicos y oeste de Asia.

Papaver commutatum: Estas amapolas son nativas del norte de Turquía, el noroeste de Irán y el Cáucaso. Aparecen durante la época estival, son de color rojo brillante y solo duran aproximadamente 3 semanas.

Papaver orientale: Esta amapola es nativa de Asia, y florece en verano, produciendo flores espectaculares en tonos que suceden entre el rosa y el rojo y tienen hasta 10 centímetros de diámetro.

Amapolas rojas

Las amapolas rojas o Papaver rhoeas son flores solitarias de pétalos arrugados que al abrirse enseñan su precioso color rojo intenso.

Se considera la flor de la paz porque crecían en tierra de nadie durante la primera guerra mundial, por ello es utilizada a día de hoy para recordar a los caídos en la guerra.

Estas flores son muy comunes en España, Europa, Asia y el Norte de África, crece de forma salvaje en lugares con actividad humana, por ello siempre se le ha ligado a la agricultura.

La amapola roja es ligeramente venenosa, pero se puede consumir una vez se ha cocinado. Las amapolas rojas son muy conocidas en cocinas de toda Europa, donde se utilizan sus semillas para condimentar platos y panes artesanos, su consumo tiene efectos sedantes, por lo que se recomienda un consumo disminuido.

Amapolas blancas

Las amapolas blancas o Papaver somniferum, también conocida como adormidera o amapola real, se conocen como las flores del sueño profundo por el alto contenido de alcaloides que se encuentran en su savia, son los que producen somnolencia y relajación al consumirla. De las amapolas blancas se extrae la morfina y la codeína, utilizadas en medicina como analgésicos para calmar el dolor.

La amapola blanca es una flor blanca que se diferencia bastante de las otras papaver, esta solo tiene 4 pétalos, son suborbiculares y su color va pasando del blanco al rosa pálido y el fruto, de tamaño variable, es una cápsula subglobosa.

Esta planta tiene una mala fama adquirida por su fruto, el cual utilizan como base para la producción del opio y derivados, una droga que puede resultar letal para quien la consume.

Esta flor se cultiva en Finlandia para utilizarla como planta de decoración ornamental y se cultiva en muchas partes del mundo bajo autorización oficial y vigilancia.

Amapola

Amapolas amarillas

Las amapolas amarillas o Meconopsis cambrica, fue en la región de cambria (Gales, Inglaterra) donde se clasificó por primera vez esta especie de papaver. Las amapolas amarillas son herbáceas y por ello son ricas en latex.

Las amapolas amarillas son formadas por 4 pétalos grandes y de forma redonda, con un color amarillo muy llamativo y vistoso.

Son solitarias, por lo que podemos encontrarlas de forma dispersa en zonas de montaña, mayormente en bosques frondosos y cercanas a algún arroyo o manantial.

Según se conoce como leyenda Griega, la flor de la amapola amarilla fue creada por Morfeo, Dios del sueño, el cual quiso ayudar a la Diosa del maíz, que cuando perdió a su hija dejó de dormir y este la creó para que pudiera conciliar el sueño.

Es cultivada en Gran Bretaña, así como en Irlanda, Francia y la Península Ibérica.

Amapola

¿Cómo plantar amapolas?

La forma en que se reproducen las amapolas es de una única forma, solo se puede cultivar a partir de semillas.

Os explicamos a continuación cómo realizarlo:

  1. Empezaremos preparando el suelo para plantar, abonando el suelo con compost de tierra fina y granulada. 
  2. Las semillas de las amapolas son pequeñas, por lo que deberemos tener en cuenta que de cada una de ellas saldrán un grupo de flores, tendrás que extenderlas por la tierra sin que se concentren muchas en una zona concreta, y mientras vamos esparciendo las semillas deberemos regarlas para que se pose la tierra por encima de ellas, así no habrá necesidad de enterrarlas.
  3. Las semillas las podrás encontrar en herboristerías o tiendas de plantas y flores.
  4. En cuanto al riego, es importante que la tierra esté humedecida y lo más conveniente es el regado por spray, aspersor o atomizado, para que no se produzca encharcamiento en la zona.
  5. La época ideal para plantar amapolas es a principios de primavera, cuando el suelo empieza a estar caliente y seco, también tendremos que tener en cuenta que las amapolas necesitan el sol de forma imprescindible para crecer y florecer.
  6. Además las amapolas no necesitan mantenimiento, ya que su vida es muy corta.

Consejos para el cultivo de las amapolas

  • La alimentación mensual con un alimento vegetal líquido durante el verano ayudará a aumentar la floración.
  • Las amapolas anuales florecerán por más tiempo si están muertas después de la floración para eliminar las semillas en desarrollo. Continúa con un fertilizante líquido para plantas con alto contenido de potasa.
  • Si las cabezas de las semillas se dejan en algunas plantas después de la floración, se auto sembrarán para los años futuros.
  • Durante la preparación del suelo, para obtener un mejor resultado, puedes arrancar malezas del suelo y labrar la zona para aflojar el suelo.
  • Humedecer el suelo con agua de lluvia o creando el efecto de la lluvia con un spray o aspersor es muy importante para el crecimiento de las amapolas.
  • Se deberán cuidar bien de las semillas hasta que las amapolas germinen, les llevará un tiempo aproximado de 7 a 20 días y lo harán a una temperatura de aproximadamente 15 – 18 grados centígrados. 
  • Para un aspecto de crecimiento natural siembra las semillas de forma irregular. 
  • Después de la floración, corta los tallos florales y elimina el follaje viejo o dañado para que las plantas se vean bien y ordenadas.
  • Los lugares idóneos para la siembra de amapolas son zonas como bordes y rincones de flores, patios, macetas, flores cortadas y jardines. 

Los usos de las amapolas

  • Las amapolas tienen efectos sedantes, por lo que son utilizadas desde la antigüedad para paliar el insomnio. Se usan en fitoterapia de varias formas, se secan sus pétalos y a partir de ellos se pueden hacer tés de amapola o cápsulas de polvo de amapola. 
  • Las flores de la amapola son comestibles, por lo que se utilizan para la decoración en platos de alta cocina. 
  • También las semillas se utilizan en cocina, sobre todo son utilizadas para la decoración de panes artesanales.
  • La amapola es un sedante natural y son recomendadas en épocas de tos nerviosa, espasmos y temporadas de estrés… todo aquello que tenga que ver con el sistema nervioso. 
  • Las semillas de amapola son un alimento fácil de ingerir y el organismo lo asimila rápidamente, por ello se ha hecho un hueco actualmente en nuestra dieta, aunque no es recomendable abusar de ella. 
  • Es una gran fuente de calcio, por lo que es una alternativa viable para alérgicos a los lácteos y veganos.
  • Calma el dolor de muelas utilizando la amapola como infusión en gárgaras.
  • La tos también es algo que alivia esta planta, ya que con un té podrás frenarla o moderarla.
  • Su contenido en cobre es esencial para el organismo para la creación de glóbulos rojos.
cuidados amapolas

Amapola